Archive | salamanca RSS feed for this section

Hasta pronto, Lex Luthor

23 Feb

Sirva este espacio como un sentido adiós y homenaje a nuestro Lex Luthor particular. No es que le guste mucho el apodo, el alias, el aka (dicen los anglosajones, as know as), pero su reluciente calva era una forma de demostrar brillantez, sentido común, valores, y un corazón muy grande. Se puede estar de acuerdo con él o no, pero por encima de las esquirlas sigue estando el fondo de un profesor, un compañero, un amigo, la lucidez de quien se da cuenta de que las cosas son de una forma y no de otra. Y como decía el emperador Claudio (antes de ser “despedido” por los pretorianos a cuchilladas, si es que…), “el sentido común es el menos común de los sentidos entre los hombres”. Difícil encontrar gente de una pieza hoy en día, como los de antes, por eso recordamos a Jenofonte, que en la Anábasis recuerda palabras de Homero al decir que “una amistad vale tanto como un cofre de oro; el primero tendrá tu mano, el otro sólo te las llenará para ocuparlas”. Así pues, querido Luthor, nada pierdes tú, más bien los demás. Este remedo de ‘Lisístrata’ ya no será igual sin el destello en la testa.

La concha perdida

22 Ene

Nada mejor para generar nuevo patriotismo barato que el patrimonio artístico. Una vez superados los tópicos nacionalistas, ideológicos y religiosos, en algunos lugares parece que no hay mayor patria que un edificio del siglo XVI. Lo de la Casa de las Conchas es un orgullo, pero que recordemos hay otra parecida en un pueblecito leonés, pero bueno… es otra historia. Lo que no es un topicazo es la facilidad del Ministerio de Cultura para perderse en sí mismo. Entre unos jefes de prensa que se pierden entre informes que no son suyos, empresas que practican la omertá para evitar perder un contrato público y los zizañeros que se consagran a esa nueva religión de petrófilos en forma de asociaciones de amigos del patrimonio, van a conseguir que acabemos el resto tirándoles cócteles Molotov a la Clerecía y cualquier cosa con más de 200 años. Con lo bonito que es el aluminio y el cristal… o no. 

Cuando una región no tienen industria, dicen, tiene turismo. Castilla y León tiene mucho de eso: arte, historia, gastronomía… cosas mayores, pero también menores. La progresiva desindustrialización de España en favor de un modelo de economía de servicios a otros tiene este tipo de cosas. El turismo como la panacea, como el Santo Grial, la cultura como un producto más y no como un añadido de valor a una sociedad que merecería mucha más cancha. La economía del conocimiento es el futuro, pero aquí sólo existe la economía del paseo: El Prado, el Thyssen, la Casa de las Conchas, las rutas gastronómicas y del vino… Navarra, Euskadi, Cataluña y Madrid son las regiones más ricas de España. ¿Razones? Puede que muchas, pero no es casualidad que sean las que más invierten en investigación, en educación, en tecnología, y las que tengan registradas el mayor número de empresas de ciencia y tecnología. En este mundo no hay casualidades, sólo efectos colaterales de buenas y malas decisiones. Mientras tanto, la Casa de las Conchas sigue sin una de ellas. No se nota mucho, pero… algunos ya tienen bandera bajo la que marchar al paso, o para quejarse, con razón, por cierto. 

Rezad por 2011

24 Dic

Esta va para Salamanca: la tijera vuelve. Llevamos sin escribir en el blog casi tres días y hemos esperado entre la apatía, el desinterés y cierta saturación. La vida cultural salmantina se resquebraja, presentan ya todo por trimestres falsos: estiran lo que antes había en dos meses en tres, de tal forma que el paquetito informativo sigue teniendo el mismo tamaño cuando en realidad es otro 33% menos, al menos por pura lógica. La calidad se viene abajo y los gurús y demás reyezuelos que se supone reinan en la ciudad no son más que chamanes tribales que desde las tribunas de los medios rajan sin dar ni hacer nada para contrarrestar la apatía.

La crisis no es sólo de dinero, también es de espíritu. No hay creadores nuevos, y los que hay se van. Los periódicos se llenan de mediocres de medio pelo que llevan toda la vida hablando y haciendo lo mismo. Nunca antes la periferia fue tan periférica. Sálvese quien pueda si incluso Herralde tiene que vender Anagrama, en esa Barcelona y ese Madrid supuestamente a la cabeza de la cultura. La industria se resiente más todavía con batacazos como la Ley Sinde, mal hecha, mal planteada y en manos de una cineasta de media tabla que ha confundido la justicia y el orden legal con la lucha contra la libertad en la red. Esa mujer es de los 80, y con eso está dicho todo.
A partir de ahora quizás haya que fijarse más en Bilbao, Gijón, Avilés, algunas cositas de Valladolid, en Madrid (obvio) y en Barcelona (igual de obvio), y mucho menos en una Salamanca que decepciona una y otra vez, donde todavía resuena el eco del paletismo por los folletos del DA2, toda una demostración de que es más fácil cambiar un Estado y su régimen que las cabezas de la gente. Nada bueno o nuevo hay en el horizonte del Tormes, quizás una Blanca Portillo más comercial que otras veces. Pero para eso hay tiempo. Cuando llegue el día 31, cerrad los ojos y pedid empresarios culturales con agallas, algo de dinero y muchas ideas nuevas. Porque lo demás ya ha dado todo lo que tenía que dar.

El adiós de Mr. L

10 Dic

Ésta será una de las últimas veces que hablemos de esta ciudad fuera del campo de lo que realmente importa, que no es otra cosa que el intelecto: Lanzarote se retira, y como los viejos púgiles, invicto. Dicho esto se abren muchas cosas: las palmas de las manos de aplaudir por perder de vista al alcalde más iconoclasta (en todo lo malo imaginable) que haya tenido esta ciudad desde los tiempos en que en la Plaza Mayor colgaban las banderas nazis en honor al Tercer Reich (grabado todo por Patino, por cierto, hay pruebas…). También se abre el melón sucesorio, lo que da mucho miedo al pensar en los candidatos probables: al menos éste hizo una apuesta seria por la cultura y montó de la nada la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y el DA2, el Liceo, el CAEM y el Sánchez Paraíso. Sólo de pensar en su delfín hasta ahora, ese concejal del que no diremos el nombre, se le ponen a la estatua de Fray Luis de León los pelos como escarpias. Y para que se le erize el pelo a una estatua tiene que ser la monda. Negro, negrísimo futuro vemos ya en el binomio Salamanca-Cultura, porque la actual situación, aunque jibarizada, tiene mucho de sostenimiento artificial por parte del Ayuntamiento, así que… que Dios pille confesados a los de por aquí, porque intuimos que habrá migración en breve, nuestra, suya y de todos… Pero nada mejor que una ruptura para empezar una buena revolución… pendiente desde hace mucho. Ha llegado la hora, de aquí a mayo, de sacar la guadaña, el gorro frigio, la tricolor y toda la fuerza encadenada*…. desencadenarse, vamos.  

¡A la hoguera con el DA2!

10 Nov

Por fin Salamanca da algo de lo que hablar: de la estupidez supina de más de uno. El PSOE de Salamanca denuncia al PP por el reparto de folletos con imágenes inapropiadas en colegios. Qué curioso, resulta que son folletos explicativos de las exposiciones del DA2. Entre ellas la muestra ‘Forgotten dolls’, de Fernando G. Malmierca expuesta en 2008 en el centro de arte. Y a partir de ahí se ha montado un pequeño Cristo crucificado (valga la redundancia, pues uno es lo otro) basado en que los pobres niños no deberían estar expuestos a este tipo de imágenes. ¿Qué será lo próximo, quemar en la Plaza Mayor en una hoguera ‘Lolita’ de Nabokov o ‘Escupiré sobre vuestra tumba’ de Boris Vian, que también están en las bibliotecas?

¿Es que se han dado cuenta ahora? No, esperad, es que cuando han visto los folletos en las bibliotecas es cuando han reaccionado. Dos opciones: primera, la mujer del reverendo Lovejoy dirige en la sombra ese barco a la deriva de profesores universitarios sin tirón político ni gancho social llamado PSOE Salamanca (este guiño, para todos); segunda, la desesperación frente al tótem apache con gusanera de Lanzarote es ya tan grande que incluso le han dado munición a ese fanzine local que todo el mundo lee (éste, para los de aquí) sin saber muy bien la razón. 

Definir a Malmierca como pornográfico es cogérselo todo con papel de fumar, y poner al pobre DA2 en el punto de mira simplemente porque toca es injusto, y un principio de ruptura de cara al futuro del centro de arte, que sobrevive con dignidad a duras penas con el poco combustible que le dan. Es de lo poco bueno que tiene una ciudad que, como dice Mr. X, es mucho más patrimonial que cultural. Y razón no le falta cuando el supuesto partido progresista se comporta como un opusino onanista. ¿Y la libertad de expresión, eso no importa, eso ya no vale? ¿Desde cuándo el arte tiene que ser políticamente correcto y no usar la transgresión como arma crítica con la sociedad? ¿Por qué todo el mundo le tiene que decir a los demás cómo debe pensar o vivir? Entendemos que un niño de 6 años no sabe de qué va el tema (mujeres representadas como muñecas de plástico, precisamente para denunciar la cosificación de la mujer en la sociedad actual), y que necesita alguien que se lo explique, pero de ahí a gritar como una Carmen Polo cualquiera hay un salto cualitativo que apesta a política. Y de la mala. Tiene narices que este corifeo haya caído en ese error. 

Don Paco y Salamanca

24 Oct

Farruco (un espectáculo, es imposible hacer eso sin entrenamiento de atleta), El Piraña (dos horas de percusión sin inmutarse), Carles Benavent (un bajo eléctrico entre chalecos), otros amigos más y el mejor guitarrista del mundo, Paco de Lucía, capaz de hacer brincar en la silla y dejar de pie a alguien a quien el flamenco le suena tan lejano como los libros de Confucio a Robinson Crusoe. Una maravilla de concierto, una forma de entender la música, con esa base común a todo el flamenco (pa-ka-pa-ka-paaa-ka!…, todo el rato, la estructura sobre la que se monta el resto) encima de la que De Lucía bailó con las cuerdas y se intercambió con un bajo, una armónica, la percusión, el Farruco destrozando la quietud y esa cosa que llaman duende y que todos los demás interpretamos que es talento, que se tiene o no se tiene. Lo mejorcito en Salamanca en mucho tiempo, y visto lo visto, con sólo el DA2 y de vez en cuando la Usal dando algo interesante (y cada vez menos, cada vez muchísimo menos), el desierto avanza hasta encontrar un oasis en forma de tipo anodino y encerrado en sí mismo. Decía un amigo de este blog que igual en su casa Paco de Lucía se encierra con una guitarra eléctrica y empieza a tocar como Jimmy Hendrix, o Clapton, o Slash, o Jimmy Page… o puede que sea superior a todos ellos. Eso no lo sabremos.

Pero, nosotros, maestro, desde la ignorancia supina sobre el flamenco, nos quitamos el sombrero y le reverenciamos. No se ponen 3.500 personas en pie en medio de la oscuridad del Multiusos Sánchez Paraíso por nada, ni nos duelen las manos de aplaudir por nada tampoco. Igualmente, el coro que tenía en lo más alto del gallinero, medio barrio de San José arrebatado con su mito más serio y clásico, como si la sombra de Camarón estuviera a su lado. “Joder, si estuviera Camarón vivo a su lado…”, dijo un espontáneo mientras aplaudía. Así que, nota mental, más allá del tópico hay un mundo de música que, cuanto más pura, más perfecta. Habrá que prestar más atención al flamenco. Sólo al flamenco…

El pérfido Heidegger

15 Sep

A la Universidad de Salamanca le entregan una edición moderna de Aristóteles con anotaciones de Heidegger y los medios lo cacarean como si hubiera entrado en erupción el Vesubio. La gran (pérfida) pregunta es: ¿saben de qué hablan o repiten el texto de agencia de otra agencia de alguien de prensa que a su vez ha mirado el libro, pero sin leerlo? Nos jugamos un billón de euros a que sólo 1 de cada 10 sabe quién es Heidegger de verdad más allá del nombre alemán que suena lejanamente a intelectual, padre de la Nada como ente propio, esto es, el topicazo de la “nada nadea”. Heidegger es mucho más (bueno y malo, como su compromiso con el nazismo del que nunca se retractó públicamente), fue un acicate y un iniciador de olas sucesivas dentro de la filosofía no anglosajona (el giro lingüístico, la hermenéutica y el existencialismo del siglo XX), pero no hay sitio ni ganas, que luego las migrañas son demenciales. Menos mal que también iba en el lote de entrega una carta de Unamuno (este es más conocido…) y otro que sí que es una verdadera joya, ‘Kant, Immanuel: Kritik der reinen Vernunft. Riga’ de J. F. Hartknoch (fechado en 1781). Como dijera un célebre profesor de Filosofía español, “Heidegger es como el resplandeciente sol, cuanto más te acercas, más te carbonizas”. Nos quedamos con Kant, porque lo de Unamuno es una carta a Juan Varela y el antiguo rector (que fue más cosas, eh…) ya es en sí mismo otro tópico literario.