Archivo | museos RSS feed for this section

15 años de la Casa Lis

8 Abr

Quince años dan para mucho. La Casa Lis los ha cumplido siguiendo a pies juntillas la máxima que hemos repetido aquí hasta la saciedad: lo diferente llama la atención, lo diferente se distingue y sólo por eso gana más, lo diferente no sigue el rebaño. Llamadlo neurosis, pero aquí lo llamamos inteligencia: si se tiran todos por el barranco, el que se queda arriba sacando fotos es el listo. 

El ejemplo de por qué el Museo de Salamanca y otros museos (salvo el DA2, ésa es otra historia que no se puede medir igual) es un fracaso absoluto de la Junta de Castilla y León es el baremo de la cantidad, ése que usan los llorones cuando los críticos no les premian: 1,89 millones de visitas en quince años, sólo superado en la comunidad por la exposición Ieronimus en las catedrales Nueva y Vieja, frente a todo lo que pueda montarse en la ciudad. Un éxito construido alrededor de un estilo artístico tan burgués y elitista como el modernismo arquitectónico y decorativo del art déco y el art nouveau. Aplaudir con las orejas es lo que les falta, tan especializado que los españoles suelen pasar de la Casa Lis, que abre sus puertas a los que sí saben apreciarla: ingleses, franceses, italianos, checos y fascinados colonos americanos que ven todos los clichés de Europa resumidos en un edificio para su regocijo cortito de mente. Congratulations pues, y que sean quince más. 

Anuncios

Fotografía teatralizada: el nuevo arte

9 Oct

¿Qué tendrá la fotografía que últimamente nos llega a lo más profundo? Quizás es que entra por el sentido más sobredimensionado y utilizado por el ser humano, por el que entran la mayor parte de las artes. La visión se abre para que las imágenes se conviertan en verdaderos mitos reales ante nosotros. El vacío del arte contemporáneo basado en ideales personales de los artistas aquí son mensajes que cobran un sentido pleno, como pequeños flashes de una película. La fotografía teatralizada o escenificada es una historia, una performance detenida en el tiempo donde el autor toma una serie de imágenes que expresan algo de forma cerrada. Así, por ejemplo, cuando se pasea por una sala llena de estas imágenes da la sensación de que se está frente a un fotograma de una película más larga. Como brochazos de un cuadro impresionista. Así se abre camino el nuevo arte de la fotografía que no es manipulada, sino dirigida desde la base. Ejemplo: una escena de violencia, así que metéis en un recinto a tres tipos con bates y ellos asumen el momento de un ataque. La fotografía ya está hecha, y el mensaje también. Mucho mejor que irse a un guetto a buscar camorra, ¿no?

Todo esto sale a cuento de la nueva exposición del DA2, una de las mejores. Asumimos que otras muestras no han tenido tanto éxito en nuestro gusto hastiado, pero lo cierto es que finalmente los que conducen esta antigua cárcel convertida en centro de arte nos han pillado la vena con la aguja. ¡Dadnos más! En perspectiva queda ya Erwin Olaf, adelantada al 23 de octubre, y por lo que sabemos puede ser de auténtico órdago. ¿Se llenará de gente por fin el DA2, que siempre parece semidesierto? Porque animadversión no tenemos, eso seguro. 
PD: La imagen superior es ‘Meeting point II’, de Manuel Bautista. La de abajo, de Tim White. Para que no nos digan luego que si copiamos las fotos y no decimos nada y tal y tal…

Dos recomendaciones en Madrid

6 Oct

Primera, en Madrid y fabulosa: El Prado, por fin, mete parte de su colección de pintura del siglo XIX en el propio edificio. Una inepta deuda adquirida desde hace demasiados años queda saldada para siempre. La colección más extensa de El Prado no estaba a la luz, con cerca de 3.000 cuadros, y que ahora por fin estará al aire junto con Goya y compañía. Desde que años atrás empezaran las eternas obras del Casón del Buen Retiro y los cuadros perdieran visibilidad (sólo el Guernica tuvo el honor de salvar su imagen migrando al Reina Sofía) había una cuenta que saldar y finalmente se hizo realidad hace bien poco. Ahora lo abrirán con todo el boato y de paso darán exigua justificación a los millones de euros que salen de nuestros impuestos y que sostienen a la Familia Real: enviarán a alguno a hacer los honores y tal y tal. 

Segunda, también en Madrid (qué raro…) y todavía más fabulosa: CaixaForum muestra lo mejor del arquitecto renacentista Palladio (1508-1580), padre del arte moderno de construir casas y templos, recuperador del estilo romano, durante los próximos meses. Maquetas, cuadros, vídeos, dibujos originales de sus trazos para construir los edificios canónicos de la modernidad europea y una detallada historia de su vida y obra, fundamental para entender el Renacimiento y la arquitectura posterior. Baste decir que es el autor, en 1570 (evidentemente publicado en Venecia, la patria de los libros), del tratado ‘Los Cuatro Libros de la Arquitectura‘, la suma canónica del conocimiento de la construcción de entonces, y que todavía hoy es pieza obligada en los estudios de esta disciplina. 

El cuento chino del arte chino (Mentiras arriesgadas)

10 Jul

Hasta ahora no habíamos hablado de uno de los mayores montajes de Salamanca. Entre tanto ensayo sobre arte, literatura y filosofía había que dar algo de información útil. Es el Museo de Arte Oriental de Salamanca, en la Torre de los Anaya. Supuestamente, este pequeño edificio medieval de la calle San Pablo alberga una de las mayores colecciones de arte oriental desde el Neolítico a la Dinastía Ming. Tan grande, tan grande, que es casi imposible que Pilar Coomonte y Nicolás Gless, dueños privados de las piezas, hayan conseguido reunir una colección de esa importancia cuando ni Estados enteros han podido. Decenas de expertos en arte asiático, principalmente chino, han denunciado que un porcentaje muy alto de la misma son copias de originales que no han salido de China nunca, o que no han sido objeto de pruebas científicas con carbono 14 para datar realmente su antigüedad. Los dueños lo han evitado, y el alcalde de Salamanca, Julián Lanzarote, ha cubierto con su capa agujereada a la pareja Coomonte-Gless. Resultado: dinero público para financiar una exposición que podría ser uno de los mayores fraudes artísticos de la historia de esta parte de la desierta meseta castellana. 

El periódico ‘La Gaceta’, nos guste más o menos su línea, atacó con artillería pesada al prócer local y dio pruebas sobre la nula validez de dicha colección, tanto como para que más medios y algunos políticos señalaran con el dedo uno de los museos que más desapercibidos pasan, que se prorroga sine die en la Torre de los Anaya y que no para de forjar chistes y bromas pesadas. Es como un Guadiana, cada poco vuelven a la carga los enemigos de Mister Bigote con el “cuento chino del arte chino”. Aquí no sabemos si son reales o falsas (qué pena de carbono 14, oiga), pero sí que sabemos que se usa dinero público para financiar algo de lo que no se han dado explicaciones auténticas, fondos que podrían ser mucho más útiles, por ejemplo, para otras instituciones culturales más aprovechables por el público. Además, la página web lleva en construcción desde abril de 2008, no se actualiza y…, sinceramente, algo huele a podrido en el Estado de Dinamarca, que diría el bardo. Como sean falsas y se enteren los periódicos o las radios…