Archive | octubre, 2010

Están locos estos romanos

30 Oct

Ante la traca que se avecina para noviembre, de conciertos y buenas oportunidades, soltamos algo de lastre. Porque está el patio que vamos… nos acordamos, como saltó uno al fondo, con la frase mítica de Obelix, aquel “Están locos estos romanos”. Pues sí. 

Sigue la locura mundial. 
1. El Tea Party, la nueva versión ambulante de un oligofrénico salido de la mente de Woody Allen o Mel Brooks, enrola como delegadas a las “mamá oso”, madres y esposas que imitan a Sarah Palin y que repiten como posesas la misma frase de la mujer del reverendo Lovejoy de los Simpson: “¿Es que nadie piensa en los niños?”. No señora, hay que pensar más en los padres y dejar en paz a los comemocos… Efectivamente Estados Unidos is different y Dios nos pille confesados como Thomas Jefferson tuviera razón cuando dijo eso de “Se me hiela el alma al pensar en que esta república pueda crecer en el futuro…”.

2. Berlusconi es el mayor showman del planeta. No contento con lo de su Valle de las Muñecas personalizado en Cerdeña ahora resulta que se lió con una menor marroquí llamada Ruby Robacorazones. No, no es coña: es cierto. Del asco a la gloria de la comedia hay sólo un paso.

3. Sarkozy, el húngaro cabreado con el mundo que es presidente de Francia por razones que sólo Dios conoce, abronca ya a todos los que le llevan la contraria, como a Trichet, jefazo del Banco Central Europeo. Francia se diluye como un azucarillo a ojos vista.

4. Y volviendo a la República de los Tarados, los republicanos de EEUU dicen que si reconquistan el Congreso o el Senado, o ambos, prohibirán el cierre de Guantánamo. De esperanza mundial a versión cutre de la dinastía Flavia-Julia romana en un chasquido. Cuanto más tiempo pasa, más ganas de ser europeos nos entran. Europa será vieja, anquilosada y lenta, bizantina y privilegiada, pero el sentido común aquí no es un lujo sino una forma de vida. 

The Hobbit y dos sustos

29 Oct

Hay noticias que hacen arquear una ceja: “La Fundación Rafael Alberti desaparece tras 17 años por falta de fondos”. Básicamente porque la poesía no carbura en nuestro tiempo, porque Alberti fue importante mientras estuvo vivo, como icono de aquella España de Entreguerras totalmente politizada. Ahora es un nombre más en los libros de literatura con un retrato de iluminado en la sede del PCE. Buen escritor. Y ya. 

Hay noticias que hacen pensar que, efectivamente, como dice el Corán, “siempre puede ser peor”: “Regresa Take That”. Como si su influencia nefasta en la música no hubiera parido ya suficientes bodrios industriales “made in UK” ahora encima vuelven para hacer caja, una moda cada vez más peligrosa y que se extiende a todos los estilos. Lo que murió, bien muerto está. Para todo lo demás queda la nostalgia y el infinito fondo de iTunes. En serio, hay que dejar descansar en paz a los muertos.

Y hay noticias que nos hacen reír, no irónicamente, sino con cierta compasión hacia el género humano: “El Hobbit se rodará en Nueva Zelanda después de que el primer ministro anunciara un acuerdo con la Warner”. Eso sí, pasando por encima de los sindicatos de actores neozelandeses. Hasta el jefe de gobierno de un país pasa por el aro infame del show-business. No importa que seamos fans de la franquicia cinematográfica de la obra de Tolkien: hay cosas que no se hacen. Dijo la Warner, que paga la deuda de la MGM para poder rodar las dos películas del Hobbit que ha planeado Peter Jackson, que o tenían acuerdo laboral o se largaban a Escocia, que es como Nueva Zelanda pero con menos ovejas y más borrachos con falda. Y tuvo John Key, a la sazón dirigente nacional, que bajarse a hablar con los ejecutivos caníbales de la Warner para no perder los millones de dólares que lloverán en forma de inversiones, de puestos de trabajo y de promoción turística de Nueva Zelanda, convertida ya en la Tierra Media por Jackson, neozelandés.

PD: Y en breve, por petición de un fan, hablaremos de por qué Arturo Pérez-Reverte dice lo que dice, es como es y si merece una patada en sálvase a la parte o no…

Twoday Festival 2010

28 Oct

Ya lo avisamos en cierta ocasión: vendrá Valladolid y se lo llevará todo. Hicimos una primera parte por sugerencia de un colaborador-amigo-machaca y ahora, más de un año y pico después, damos el siguiente. Más vale tarde que nunca. Ya sabíamos todos que el Twoday Festival se iba de Salamanca a Valladolid (la capital, guste o no guste al público), pero la sorpresa llegó ya en septiembre, y ahora, a las puertas de los días 5 y 6 de noviembre, resulta que tiene más trascendencia. Sin un duro, con una hoja de parra delante y otra mano detrás, la ciudad se las compone para no perder comba en ese proyecto de ciudad cultural (cuando no lo es, más bien patrimonial) que lentamente devora también Valladolid. 

El dinero manda. Ahora es quizás cuando las instituciones se dan cuenta de que sin sector privado cultural no hay salida digna. Evidentemente los empresarios también sacarían la tijera en estas fechas, porque el bolsillo manda, pero no es menos cierto, queridos, que el ingenio de un productor teatral, de conciertos o un empresario con una de esas librerías-cafeterías que arrasan en Buenos Aires y Londres, siempre será mucho mayor. Algunos, con un presupuesto público exiguo hacen milagros, y otros, con un potencial inmenso apenas parecen balbucear (se nos ocurre una cadena de centros comerciales legendaria en España, pero no diremos su nombre para no perder publicidad, que nos da la risa…). 

Resulta que es ahora, a días vista, cuando en la red aparecen las primeras críticas por haber dejado escapar el Twoday Festival, que este año tiene incluso mejor programa para esos dos días de conciertos gemelos en dos ciudades. Salamanca dijo que para no reventar la taquilla a la primera mejor lo dejaban. Así que de nuevo Valladolid, con más espectadores potenciales, se lo va a llevar todo. Y tienen mejor cartel que el año pasado, o cuando menos, más variado: Echo & The Bunnymen, The Horrors, Iván Ferreiro, Ellos, The Charlatans, Broken Social Scene, Quique González y Lori Meyers. De todos ellos, sólo Ferreiro y los dos últimos han estado en Salamanca. ¿Ahora es cuando os tiráis de los pelos? Repetimos una vez más: la cultura no funciona si no hay iniciativa privada o cuando menos colaboración, porque ninguna entidad pública o cercana al público malgasta un euro en cultura cuando las vacas están delgadas.

 

Otro momento zen

26 Oct

Permitidnos que por una vez volvamos a las espirales de antaño, y mandemos un mensaje a un amigo. Contaba un antiguo viajero a China que en aquel país todo era muy raro y cambiante, que a pesar de llevar miles de años externamente igual, internamente eran como un torbellino. Proverbio británico: “Los chinos son fríos por fuera y volcánicos por dentro”. Quizás por eso el Tao y el budismo tuvieron influencia, porque necesitaban tranquilizarse. Como otros que conocemos que ante la tensión y la presión reaccionan enfureciéndose con el primero que pasa, tengan o no razón. No anda el patio como para andarse con tonterías. Y recuerda mucho a los estoicos en Occidente, que fueron los primeros en decir aquello de que “si malgastas energías en la ira terminarás consumido y sin fuerzas cuando llegue el enemigo de verdad”. Una verdadera pena que algunos imbéciles sobredimensionados y sobrevalorados confundan su caótica mente sin orden y mucha verborrea con la realidad. No hay que dejarse llevar jamás por ese impulso, de lo contrario, estás perdido. Quietud, calma, serenidad, y buen juicio. Para todo lo demás, Mastercard.

PD: a buenos entendedores…

Don Paco y Salamanca

24 Oct

Farruco (un espectáculo, es imposible hacer eso sin entrenamiento de atleta), El Piraña (dos horas de percusión sin inmutarse), Carles Benavent (un bajo eléctrico entre chalecos), otros amigos más y el mejor guitarrista del mundo, Paco de Lucía, capaz de hacer brincar en la silla y dejar de pie a alguien a quien el flamenco le suena tan lejano como los libros de Confucio a Robinson Crusoe. Una maravilla de concierto, una forma de entender la música, con esa base común a todo el flamenco (pa-ka-pa-ka-paaa-ka!…, todo el rato, la estructura sobre la que se monta el resto) encima de la que De Lucía bailó con las cuerdas y se intercambió con un bajo, una armónica, la percusión, el Farruco destrozando la quietud y esa cosa que llaman duende y que todos los demás interpretamos que es talento, que se tiene o no se tiene. Lo mejorcito en Salamanca en mucho tiempo, y visto lo visto, con sólo el DA2 y de vez en cuando la Usal dando algo interesante (y cada vez menos, cada vez muchísimo menos), el desierto avanza hasta encontrar un oasis en forma de tipo anodino y encerrado en sí mismo. Decía un amigo de este blog que igual en su casa Paco de Lucía se encierra con una guitarra eléctrica y empieza a tocar como Jimmy Hendrix, o Clapton, o Slash, o Jimmy Page… o puede que sea superior a todos ellos. Eso no lo sabremos.

Pero, nosotros, maestro, desde la ignorancia supina sobre el flamenco, nos quitamos el sombrero y le reverenciamos. No se ponen 3.500 personas en pie en medio de la oscuridad del Multiusos Sánchez Paraíso por nada, ni nos duelen las manos de aplaudir por nada tampoco. Igualmente, el coro que tenía en lo más alto del gallinero, medio barrio de San José arrebatado con su mito más serio y clásico, como si la sombra de Camarón estuviera a su lado. “Joder, si estuviera Camarón vivo a su lado…”, dijo un espontáneo mientras aplaudía. Así que, nota mental, más allá del tópico hay un mundo de música que, cuanto más pura, más perfecta. Habrá que prestar más atención al flamenco. Sólo al flamenco…

Paco de Lucía

21 Oct

El mundo gira y gira como una peonza estúpida donde no hay meta más allá del siguiente giro. Muy poético, sobre todo en un día en el que: el alcalde de Valladolid, León de la Riva, lanzó una indirecta (¿sexual?) sobre lo que le sugerían los labios de Leire Pajín (por encima de Segovia las luces a veces se apagan, ¿no?); Alemania ha crecido, en plena crisis, más que nunca desde la reunificación (si es que…, cuándo aprenderemos); a la Sinde le tumban otra ley en Bruselas, la del cánon digital, y dan pie para que las bofetadas sigan cayendo sobre ella y la “innombrable”; y por supuesto, el mismo día en el que todos en Salamanca esperan al Gandalf de la guitarra española. Si en el mundo de la música hay alguien sereno y superior que enlace magia y arte, ése es Paco de Lucía. Don Paco. El alter ego instrumental de Camarón, el hombre sensible, silencioso y lleno de talento que en inseparable de la guitarra. 

Apenas hay fotos de él alejado menos de un metro de la curvilínea demostración de que España no es sólo un país de escritores y pintores (y ocasionales arquitectos). Más allá del talento personal, aprendido en la cuna gitana y expandido con la experiencia de la práctica y el oído, Paco de Lucía es un gran hombre por haber solventado la engorrosa papeleta del flamenco y el clasicismo. Sin él, y quizás sin Andrés Segovia y otros, la guitarra habría quedado como esa cosa folclórica de los gitanos, los andaluces y el flamenco. De Lucía ha metido el flamenco en los auditorios, lo ha engrandecido, ha hecho concesiones al repertorio clásico y los gurús y pretorianos de la música clásica le han abierto las puertas. Es la demostración de que el talento supera cualquier barrera social, económica y política. Es, por decirlo de una manera épica, la demostración de la superación humana, una excusa perfecta para seguir teniendo Fe en las artes, las ciencias y algunos seres humanos. En Salamanca estará el sábado 23: ¿a quién hay que matar para ir?

Cuando los asnos canten a Schiller

20 Oct

Un dardo de un bienpensante que nos manda un email: “Dicen que ahora la extrema derecha se refugia en la red, donde desde los blogs pueden insultar a quien les dé la gana. Lo pensaba realmente, y recordaba a basura como J. S. A., disfrazados de liberales cuando son justo la Némesis. Lo creía hasta que encontré un blog de anarquistas que querían quemar vivo al rey…”. Nos ha conmovido este hombre del que no diremos nombres ni siglas. Tanto como para responderle.

Dicho de paso, bienvenido a la realidad de la hermosa jungla de la total libertad de expresión. Como dijo Burke (el filósofo, no el músico, que en paz descanse, por cierto), lo malo de la libertad es que hasta los asnos pueden rebuznar de igual a igual. Claro que él se refería a los ingleses católicos… pero para el caso nos viene bien. No te preocupes, querido lector de este blog: son esas cosas que pasan, y hay que entenderlas como los efectos colaterales del poder de la red. Hace 300 años pasaba lo mismo: quien tuviera una imprenta no paraba de hacer pasquines poniendo a caldo a reyes, nobles, curas y demás gente, y viceversa. Es lo mismo, pero sin papel. Como ves, la Historia gira y gira pero no avanza mucho. Sólo recuerda a Edmundo Dantés: “Confiar y esperar”. Algún día los asnos no rebuznarán, cantarán la ‘Oda a la Alegría’ de Schiller y Beethoven. Y ese día, preocúpate de verdad…