Iwasaki, ¿por qué no aparece ‘Wilt’?

20 Sep

Ha hecho ‘Babelia’ una gran jugada: hablar de literatura humorística. Da para una reivindicación del humor como herramienta, da para ajustar cuentas con los académicos y jerifaltes de un arte que no conoce barreras ni corsés. Pero también para cabrearse con uno de los que participan en el reportaje ‘Humor y literatura’. La selección de Fernando Iwasaki es cuando menos muy limitada, muy esteticista y no estamos de acuerdo en algunas ausencias fundamentales. No están ni Saki ni Tom Sharpe, tampoco aparece Cela aunque sea de refilón o Miguel Mihura, suficiente herejía como para quemarlo vivo en la hoguera a la sombra de la Catedral de León (por lo de ‘Los pilares de la Tierra’). Otros están cogidos con pinzas (¿Thomas Bernhard es lo mejor del humor inglés?) y casi todos coinciden en una sospecha: que algunos entienden que la literatura es un arte propio de estetas y no de contadores de historias. Es la sima de siempre: épica frente a introspección, narración frente a psicología, hacer surf con el lenguaje frente al onanismo literario. Suponemos que será la diferencia generacional, o que tenemos prejuicios. Pero alguien debería decirle a Iwasaki que si lee ‘Wilt’ o ‘Ánimo Wilt’ y no se ríe es que es una piedra con difusa forma humana. Pero qué malo es hacer listas…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: