Archive | febrero, 2010

Qué es lo que NO es ciencia

27 Feb

Ponga un economista en su vida, pero para atarlo a un poste y darle latigazos.A buenas horas, mangas verdes de billetes. Los mismos que no fueron capaces de prevenir a nadie sobre la crisis mundial son los que ahora hacen de adivinos y le dicen a los demás lo que tienen que hacer. Son como los curas: hablan de lo que no ven y prometen paraísos indemostrables. Así que vamos a decirlo de una vez: LA ECONOMÍA NO ES UNA CIENCIA. Esperamos que las mayúsculas puedan transmitir nuestra indignación intelectual con esos chicos de traje y corbata que ni producen nada ni benefician a nadie. Los economistas ni pronostican, ni aciertan ni son capaces de experimentar y sacar resultados más allá de los síntomas obvios (si hay crisis bajan los precios para seguir vendiendo, no hace falta ser Galileo para darse cuenta de eso). 

No saben de qué van y todavía esperamos a un economista que sea capaz de seguir al pie de la letra el método científico y corroborar empíricamente nada. Porque la vara de medir es el método, no poner “ciencias” delante de las palabras para darles más empaque. Y encima tienen un Premio Nobel: ¿para qué, si todavía no han sido capaces de resolver los problemas estructurales del capitalismo, tan útil a corto y medio plazo y tan desastroso a largo plazo? A toro pasado todos somos sabios. Es antes cuando hay que decirlo, y torpedear a Gobiernos nacionales porque los intereses económicos de unos cuantos van en dirección contraria sería suficiente para mandar a un comando a asaltar las oficinas de esos “expertos” y hacerles un “Jimmy Hoffa”. Furias aparte, ya lo dijo un insigne catedrático de Filosofía de la Ciencia que en vacaciones iba a dar clase a Oxford: “Ciencias sólo hay tres, y las demás son fulanas interesadas”. 

PD: Y si algún economista quiere debatir, ya sabe cuál es nuestro email. 

Vexations – ‘Get well soon’

25 Feb

Si no fuera por determinada gente a veces no se escucharían otras determinadas fuentes de las que beber. El oído se amodorra y se acostumbra a lo lógico y obvio y se pierden muchas ocasiones de hacer algo bueno. O de escuchar algo nuevo. Tanto jazz y tanta sinfonía, o mejor aún, tanto solo de guitarra y rock clásico de los 60 y 70 termina por jorobar el gusto. O no, quién sabe. Sea como fuera, le debemos una a Mr. JAS por haber ofrecido la posibilidad. Recomendación: ‘Get well soon’, de Vexations. A la primera da la sensación de que se escucha a Radiohead con un día de violines, pero no, es otra cosa. Y mejor, mucho mejor después. Algún que otro altibajo, pero merecen la pena ‘Nausea’, ‘Werner Herzog gets shot’, ‘We are free’ y la languidez ligerísimamente jazzística de ‘That love’. Hace pensar en otra determinada gente. Que lo disfruten, y no digan luego que no hacemos recomendaciones. Eso sí: aunque inclasificables, deberían estar entre el stand de indie y rarezas.

Dibujo en el DA2

25 Feb

El DA2, de lo poquito que salva sus muebles en el parque temático plateresco-churrigueresco, ha decidido cambiar el paso: abandona la fotografía escenificada, de lo mejor que ha tenido, y se pasa al mundo del dibujo. Atrayente, sobre todo si es vanguardista y se atiene a las formas y colores, pero que puede perderse en esos trazos cada vez más abstractos: entonces se convierte en un dolor en forma de caja china donde se adivina pero no se aprehende, como dirían los filósofos. Quizás por eso Erwin Olaf o Marc Bijl van a dejar tanta huella, pero será cuestión de ver por dónde sale el sol del Domus Artium. De momento valgan la colectiva ‘Merrie Melodies’ (a partir del 12 de marzo), la muestra de Juan Zamora en la Sala 8 y la intervención de Marta Serna. El caso de esta chica será mucho mejor: si es verdad que va a convertir el vestíbulo del DA2 en una pajarera al mejor estilo de ‘Los pájaros’, entonces ya nos tiene ganado. Nada mejor que fusionar y mezclar cinefilia y arte para rendir a los escépticos. Y para finales de marzo, ‘Arctic Hysteria’, pero ésa es otra historia. 

Un cómic de un millón de dólares

24 Feb

Un millón de dólares por un número 1 no está mal. Nada mal. Más todavía si se trata de un cómic, ese arte sólo ahora respetado y reconocido. Tuvo que pasar Roy Lichtenstein por medio para engrandecer a través del pop art ese formato. Y si encima los gurús del cómic los llaman “el Santo Grial” pues se hace merecedor de un pequeño espacio en este rinconcito. Se trata de la primera aparición de Superman en la revista Action Comics, en 1938, con ese color cuatricromático primitivo y encantador a un tiempo. Es, si tuviéramos que hacer un paralelismo, la Gioconda de la pintura, una especie de primer Fra Angélico, un Petrarca o un Palladio: primeros pasos, geniales por su innovación. Entonces no era más que un trazo a sumar a los miles de personajes que ya pululaban entonces: 10 centavos de coste original para ahora valer nada menos que un millón de dólares. Lo que el tiempo no logre no lo consigue nadie: no es mejor que cualquier otro, son las circunstancias lo que hacen de esa obra algo único, igual que el grial del hijo del carpintero, tan modesto como discreto. Eso sí, un millón de dólares más discreto.  

Bicentenario y Porca Miseria

22 Feb

Salamanca es opaca. La gestión cultural es igual de opaca. Sus funcionarios son incompetentes capaces de hacer pasar por algo bueno lo que no es más que una tontería detrás de otra. No serán capaces, los muy gañanes, de invitar a Arturo Pérez-Reverte para hacer algo con ocasión del Bicentenario de la Guerra de la Independencia. Mientras tanto, el escritor con cara de oficial del Cuerpo de Mosqueteros se pasea por Cádiz para dar soltura a su nueva novela, la tercera de esta guerra después de ‘Día de cólera’ y ‘Trafalgar’. Sois tontos. Pero eso era obvio y de esperar. Sigue Javier Iglesias a lo suyo desde Ciudad Rodrigo, otro que no tiene mucha idea pero por lo menos lo intenta. Y ahí siguen los campos de batalla, desperdigados y perdidos, igual que el patrimonio de restos romanos, ocultos y sepultados porque un puñado de terratenientes ancianos no quieren ni oír hablar de excavaciones.

Porca miseria: los pueblos diseñan sus destinos, no las grandes sectas ni sociedades secretas, y su estupidez muchas veces tiene tanta culpa de su pobreza de espíritu como todo el mundo junto. Faltan dos años, en algunos casos se podría hacer desde ya por los hechos de 1810 y 1811, pero tranquilos que no harán nada. Es mejor dejar el medallón de Franco en la Plaza Mayor y seguir dando cera a los lerdos de enfrente del PSOE. Viva Salamanca, aunque sea estéril, triste y misérrima en intelecto.

Arco 2010

21 Feb

Arco ha perdido mucho de lo que la hizo grande. Arco nació para ser un lugar de intercambio y ya sólo es un negocio. Arco ha caído por culpa de la crisis.

Arco es para galeristas, no para nuevas ideas. Arco ha perdido la identidad, y cada año que pasa hay más artificio y menos talento real que nos deje noqueados. Arco es para divertirse.

Arco es para mirar y sonreír, para mirar y ver, si hay suerte, algo más allá.
Arco es para los que quieran aprender o para los que quieran escandalizarse.
Arco es para provocar, no para contribuir.
Arco iba a ser mucho más y ha terminado siendo todo lo contrario.

Una pena, vamos. Otro años más de guiños esporádicos y mucho bostezo. Qué pena.

Número 1 de El Corso.es

18 Feb

HOLA. Hemos vuelto después de cinco días de trabajo; por muchas razones, en parte por la vida ésta azarosa, y también porque había que darle la puntilla al nuevo hijo bastardo de este blog: El Corso. 
No es lo mismo, pero se le parece a Corso Expresso. El 33,99% de este invento ha decidido expandirse y nos somos nadie para negarle nada, también porque el otro 66,99% se limita a dar ideas y obligar al 33,99% del principio a escribir. Por eso se parecen los post, por cierto, un tema que nos han sugerido siempre. Cuando es uno solo el que escribe mientras los demás le miran, pues… 

Bueno, al meollo: el primer número de nuestra nueva revistan on-line ya está colgada, así que con un poco de tiempo, paciencia y una impresora podéis llegar muy lejos. Que los disfruten todos. Y para cualquier asunto ya saben lo que tienen que hacer: mandar emails. 
Para ir a El Corso hay tres opciones: picar en la portada, picar en el menú derecho de este blog, donde hay un enlace directo, o teclear www.elcorso.es. 
Salud, ciudadanos.