Archivo | enero, 2010

Soy el pito del sereno

30 Ene

Por una vez, y sin que sirva de precedente, hablaremos escuetamente de política en Castilla y León. Dijo el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera: “Ningún municipio de esta región va a pedir ser sede del cementerio nuclear del gobierno socialista”. De los doce en la lista final, la mitad son de Castilla y León. Y todos del PP, por cierto. ¿Qué puede esperarse de semejante personajillo? Nada. Los pueblos tienen los gobernantes que eligen, no los que se merecen. Pero para el caso es lo mismo porque la gente vota cada cuatro años. Además de tomarle a coña su propia gente, siempre ha tenido ese aire a piojo de puerta de armario que no se sabe si entra o sale del mismo… Esto con Aznar en la Junta, no pasaba, dicen por aquí. Además de la hipocresía. Se puede ser conservador, pragmático, coherente y positivo (Rato, Gallardón, Feijoo…), pero también ser derechista, hipócrita, cortesano e ignorante. La elección es de cada uno. De momento, pónganle ustedes un matasuegras en la boca a la foto que acompaña el texto. Es lo que le falta al pobre Juanvi, como lo llaman en Pucela. 

Good bye, Salinger

28 Ene

Se acabó el sufrimiento para Jerome David. Ha conseguido, por fin, que le dejen en paz. Su reclusión voluntaria alejado del mundo ya no tiene sentido: de simple mortal paranoico, huraño y agrio ha pasado definitivamente a ser una leyenda, un mito, uno nombre que se repetirá incesantemente hasta convertirse en un mantra en labios de lectores mundanos, profanos o expertos. Ha muerto, con 91 años, más de cuarenta de ellos como recluso de sí mismo, Jerome David, autor de ‘El guardián entre el centeno’, publicada en 1951 y que es el referente de muchas mentes perturbadas y otras no tanto que disfrutaron con su insidia. Otro RIP que no queríamos citar, pero para el aso es igual: Salinger, el apellido que da sentido a Jerome David, llevaba muerto para el mundo muchas décadas. La imagen es la última foto que se tiene del autor. Una pena, y una grandeza a la vez. 

Las campanas de Aquisgrán

28 Ene

Europa se achica mientras el resto del mundo se engrandece. Hace 65 años que Europa murió en Auschwitz. No podíamos olvidar algo así. Es su tumba, inalterable. Todo lo bueno que teníamos murió allí, irremediablemente. En las fosas está también el cadáver de una civilización hundida, envejecida, sin alma y que ha olvidado su espíritu en la tranquila mecedora de la vida fácil. La cuna de la democracia y la república, del federalismo y de las libertades y derechos civiles se encierra en sí misma, se silencia, mientras una dictadura mercantilista como China y una sociedad miserablemente injusta, de castas y machista como pocas, la India, aprende inglés y despega. 

De todas las nuevas potencias sólo una merece la atención, Brasil, porque es lo más parecido a lo que en su día debió ser el resto de Latinoamérica: una nueva Europa, más mestiza, más libre y más suave que la original, lastrada por millones de muertos. Honduras culmina su golpe de estado reaccionario y coloca a un capullo que reza al jurar el cargo, amnistía a los militares y le ha tomado el pelo a medio mundo, que había condenado el golpe y ahora mira para otro lado y critica a los que se mostraron firmes en la defensa de la democracia. Muchos partidos y muchas naciones deberían avergonzarse de su ignorancia y necedad. Ah, lerdos, no serviríais ni para cortar el césped atados con una cadena al cuello.

La Unión Europea, diseñada oficialmente para evitar la guerra y unificar el continente con un pseudofederalismo laxo, hace aguas por todos lados por el provincialismo y el nacionalismo de sus miembros. Extraoficialmente era el último intento cuerdo y sano de reconstruir la Roma occidental, pero ni por esas. No tañen las campanas de Aquisgrán, no hay nadie que recuerde que Europa fue una y no trina ni gilipolleces varias. Si ser español, francés, inglés o alemán depende de tener gobierno, estado y manís propias, entonces no merece la pena ser ni español, ni francés, ni inglés, ni alemán. La identidad nacional debería basarse en otras cosas, como los ritos, la cultura o la lengua, no en los viejos y encorsetados clichés del estado-nación prototípico de la filosofía política moderna. No hay más futuro que el azul y dorado, se lo aseguramos desde ya: lo contrario será rendirse a monstruos mucho más grandes y que usan las constituciones y las leyes democráticas para limpiarse el culo. Y la América imperial no es espejo, es la distorsión de Alicia al otro lado del mismo. Y siguen sin tañer las campanas de Aquisgrán…

‘Spamalot’ – 50% es mejor que nada

25 Ene


Pregunta: ¿Es capaz la cultura española de recoger e imitar el estilo absurdo, surrealista y desmedidamente inglés de los Monty Python? Respuesta: Puede que sí, puede que no. Puede que a ratos, puede que la imitación sea la esencia misma del elogio, pero ‘Spamalot’, en Madrid, puede que también en Salamanca, deje cierto regusto y cierto aire a nada. Es pythonesque hasta cierto punto; después de todo es la versión española del mismo musical que ellos mismos montaron y estrenaron en Broadway. No obstante, no llega a ser realmente pythonesque. Es un quiero, puedo pero mire usted, no llego. La mezcla de sketches entre ‘Los caballeros de la tabla cuadrada’ y ‘La vida de Brian’ le quita muchísima identidad a un musical que pasa más por pastiche mal fusionado de momentos míticos de los Monty Phyton que realmente una idea nueva y original.

Es posible que sea la nueva franquicia para explotar el negocio: luego vendrá el musical sobre ‘La vida de Brian’, y puede que después el de ‘Fliying Circus’ o ‘ El sentido de la vida’. Los fans buscan al grupo pero se topan con un musical que sólo les encandila a ratos. Una pena, aunque merece la pena, valga la redundancia. Quizás cuando la saquen en DVD gane puntos… o no. Aunque uno 50% es mejor que nada. Mientras tanto, volvamos todos a los clásicos de la BBC de siempre. Porque, ¿puede una golondrina transportar un coco? Quizás, si es africana…

PD: La pregunta final, sólo para iniciados. Es lo que tiene ser fan de los MP: muchos serán los llamados por la curiosidad, pero muy pocos los elegidos.

Un buen trago de Kraken

22 Ene

En época de crisis, un microrrelato. Por los caídos en combate de las redacciones de toda España.

“Pocas veces había tenido tantas ganas de liarse a hostias con alguien. Muy pocas. De naturaleza práctica y algo acobardada, lo cierto es que la ira no le faltaba, pero hasta el momento, por precaución, porque conocía al cabrón que anidaba al otro lado de la imagen del espejo, se había censurado millones de veces. Pero en aquel momento tuvo que agarrarse al sillón con fuerza, las manos crispadas, las uñas rojas de tanto apretar, como garras de una bestia; los ojos abiertos como platos, la vena del cuello hinchada, la boca crispada, los nervios a flor de piel y la lengua en retirada para ponerse a gritar como un poseso. Como tantas otras veces miró la cabeza rubia troglodítica y neandertaliana al tiempo de su superior en cargo que no en biología: de buena gana lo hubiera puesto a cavar zanjas, a pastar en el campo, a cortarle el césped. El pequeño nacionalsocialista que todos llevamos dentro berreaba en alemán desde la profundidad de su alma. Pero no hizo nada. ¿Para qué iba a hacer algo, qué más daba ya? Nada importa cuando te despiden, sólo ves pasar parte de tu vida, pero sobre todo cobran fuerza preocupaciones miserables como el pan, la leche, el alquiler, las copas, la ropa, la comida, los viajes… todas esas cosas que antes se hacían sin pensar y ahora habrá que meditar profundamente, con los céntimos en la cabeza y las manos sucias de tanto manosear las monedas y los billetes. La ira, la justa, santa, obligada y necesaria ira ante la injusticia se impone, salvo para los que ya se han acostumbrado tanto a retorcerse ante la realidad que no queda apenas chispa para encender la hoguera de la, repetimos, justa, sana, obligada y necesaria vendetta. Él simplemente se relajó, se dio cuenta de que el lerdo infinito que tenía en frente esperaba precisamente una explosión. Así que echó todo el agua que pudo sobre el pedernal, relajó los músculos y como pudo sonrió abiertamente, enseñando todos los dientes. Firmó los papeles que hicieran falta ante la mirada inexpresiva del otro y se fue sin decir nada, pensando ya en el siguiente ciclo de su vida y en un buen trago de Kraken en casa.

PD: Dos días después, el troglodita rubio murió embestido por un autobús, rodeado de cien personas que se limitaron a observar morbosamente. Dios existe, pero es un cabrón retorcido”.

América se suicida

20 Ene

Fíjense bien en el tipo de la foto. Es republicano. En América un simple conservador: en Europa sería tachado de ultraderechista peligroso y varias asociaciones civiles ya le habrían intentado enchironar por apología de la tortura, la xenofobia y vaya usted a saber qué más. Es el nuevo senador republicano por el pequeño, no tal liberal ya, estado de Massachussets. El primer reaccionario desde 1954. Es el tipo, además, que rompe la mayoría demócrata en el Senado y pone en peligro la reforma sanitaria de Obama. Independientemente de nuestras filias y fobias, América empieza a parecerse ya al Imperio Romano de los últimos siglos, los de la decadencia: cerrado, elitista, ciego ante el futuro, enrocado en sus fobias y más pendiente del cainismo político que de construir un buen futuro. Sólo por memeces como la de Guantánamo (que, por cierto, no ha servido para nada salvo para cubrirse de mierda) merece EEUU caer en desgracia y verse superado por Europa y China, que a fin de cuentas son las dos grandes civilizaciones de la Historia. América se suicida cada día un poco más. 

Un buen amigo nuestro nos dijo una vez que más tarde o más temprano un presidente chino se reunirá, en secreto en algún lugar de Asia Central, con un presidente común europeo. Ese día se repartirán el mundo ante la mirada fenicia de un presidente ruso, y entonces se acabó la aventura americana. EEUU, la mayor potencia del mundo, el país más rico del orbe, no quiere gastarse el dinero en cubrir la sanidad universal, que le saldría por un 30% de lo que se gastó en Irak y Afganistán. Son una nación de jacobinos celosos de su libertad gobernada por una élite imperialista como pocas se han visto. En eso se parecen al viejo Imperio Español: buena gente dirigida por lerdos avariciosos. Obama cada vez nos cae mejor: porque ahora ya nadie le hace la ola, porque ya no es el nuevo Mesías, porque los americanos reniegan de él. Propuesta: ¿Qué tal si la UE le ofrece a Barack Obama ser el primer presidente “de verdad, no de pega” de Europa? Arrasaría. 

Tricicle

19 Ene

Un leve gesto sirve para partir la caja torácica. No es una llave de artes marciales, no es el gatillo de un arma, no es la empuñadura de una espada: es Tricicle. Desde aquella versión de la canción de Julio Iglesias, vista pro vez primera en televisión en los 80, estos tres gamberros aburguesados (sí, y además catalanes y además no lo niegan – ninguna de ambas) han conseguido hacer reír en paralelo a Martes y 13. Pero mientras el lenguaje y los giros y guiños del absurdo eran fundamentales en Millán y Salcedo, en ellos la palabra sobra: sólo es un gesto, un movimiento de una mano, una cara, una mirada, una ceja arqueada… y la risa. Es el nivel más básico, intuitivo, primitivo y eficiente de la carcajada. 

“Reid mientras estéis vivos. Si os duele, estáis vivos; si os reís, estaréis todavía más vivos”, dijo Gervaise de la Rochelle mientras cruzaba el Rin aquel lluvioso martes de febrero de 1945. ‘Carrick’ es lo último de Tricicle, más fenicios que nunca, pero al mismo tiempo con nada que demostrar. Puede ser bueno o puede ser malo: sea como fuere, los viejos monstruos siguen adelante como unos Rolling Stones del humor ibérico que no han parado. Ni lo harán. Son, por decirlo así, y junto con Buenafuente, la cara más universal y menos nacionalista (en principio, ojo) de la carcajada catalana. Son como esa pirueta que hacía Buenafuente: cuando estaba en TV3, para poner tenso al personal y hacer reír al público trufaba sus monólogos y diálogos de palabras y frases en castellano. Cuando se fue a Antena 3 hizo al revés y empezó a ser más catalán que nunca. Lo que sea por llevar la contraria: lo que sea por hacer reír. Ya saben: si duele, vivimos, si reímos, vivimos más. Tricicle estará el 2 y 3 de abril en el CAEM salmantino.