Art Salamanca (2)

8 Dic

Lo segundo que podemos aportar de Art Salamanca (para lo primero, ver el post anterior), es que el negocio funciona aunque sea con ayudas. A la pluscuamperfecta miriada de caciques que pululan por los pasillos retorcidos del poder en esta ciudad les importa un comino lo que le pase a la feria: es una justificación, una excusa, una nota más de un informe sobre actividades que busca el dinero de los pucelanos para así poder justificar el supuesto negocio que han montado alrededor de la cultura. Que no es tal, porque abrir una habitación y colgar un cuadro no es sinónimo de cultura, sólo es un cuadro colgado en la pared. Pero a ellos les basta. Mueven lo que haga falta para crear la ilusión, aportan algo de dinero y luego se van. ¿Y la promoción, y la forja del público, el aspecto pedagógico? La cultura no es como hacer una casa: lleva un trabajo paralelo sin el cual todo el esfuerzo no sirve para nada. ¿De qué sirve hacer una caja de varios centenares de miles de euros si atrás sólo queda el ruido de los galeristas y coleccionistas? Para que el negocio del arte contemporáneo no se pierda y siga generando toda una serie de plusvalías e impuestos indirectos. Que aquí Hacienda somos todos pero algunos pagan más.

Y de los cafres de Valladolid nadie supo nada. Presionan para que entren más galeristas de la región, se lo merezcan o no (algún día rajaremos de esto, bocazas con afición a las copas de vino a las 12 de la mañana incluidos), pero luego no se gastan un puñetero euro en la feria. Insistimos, a este pabellón de almas viejas que nos gobierna le importa un comino educar a la gente, hacerla mejor cada día, simplemente les interesan los informes, salir en la foto para hacer propaganda y luego desaparecen. Cerriles son y nada mejor puede esperarse de ellos, más desde la tradición reaccionaria que les adorna. Qué pena de guillotina, de verdad, como la del dibujo. Aire de billetes y gracias a los esfuerzos de determinadas personas para que Art Salamanca funcione y haya salido por lo menos con algo de buen pie, ingenio mediante. Otro “por lo menos”: ya no está Javier Castro, ese clown sacado de una película de Saénz de Heredia que metió la gamba pero bien. Muchas más cabezas deberían rodar para que el arte llegue más lejos, para que realmente eleve a la gente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: