Tu maldito violín azul

7 Nov

“La música débil de la pieza final de ‘El Padrino’ de fondo, revoloteando alrededor del jardín que daba al acantilado; la brisa movía las hojas y hacía balancearse lentamente, como una canción de cuna, el espigado olmo del final. Todavía olía a pólvora, y el hedor a quemado entraba por las fosas nasales hasta llegarme al estómago, los pulmones reventados del miedo, y ahora, el corazón casi parado por el bajón de la adrenalina. No podía dejar de mirar, mientras sonaba el violín que metió Nino Rota en ese momento final de la película, el cuerpo todavía humeante, caliente y ya comida de los gusanos de mi antiguo amor y señor. Te dije que todo tenía su límite, que todo lo que hacemos tiene su contrapartida; te avisé muchas veces de que no pasaras de la línea, pero tú nunca me hiciste caso…, mientras tu maldito violín azul sigue taladrándome los oídos… tanta belleza en mi cabeza frente al horror de la muerte del que juró matarme. ¿Y ahora, Don, qué hacemos? El sol cae por el horizonte, escondiéndose detrás del mar; la luz rojiza se recorta contra la costa, también sobre la línea del cadáver. Oigo ruidos en la cocina, se acercan ya hacia el porche… todavía me quedan balas…”


Especialmente dedicado al violín azul de R.L. De parte del Equipo. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: