Archivo | septiembre, 2009

Apunte mental: no viajar a Praga

30 Sep

Fijaos bien en él, en ese porte, en ese discreto bigotito canoso, en las gafas, en el pelo, en la cara ancha de funcionario ex comunista, en el nuevo mandril de Centroeuropa. Una vez más la realidad nos empuja a dejar de lado los típicos post sobre música, literatura y artes que adornan este nuestro blog. Pero es que merece la pena conocer al majadero de Vaclav Klaus, presidente de la República Checa, euroescéptico y uno de los mayores retrasados mentales que hay entre el Ebro y los Urales. No criticamos que haya gente a la que no le guste la Unión Europea, ni el proceso IRREVERSIBLE de unificación económica, política y administrativa del continente. Se puede opinar libremente (y equivocarse, obviamente). Pero el tipejo de la foto es un filibustero de los buenos: 17 senadores checos, acólitos suyos, espoleados por los conservadores británicos (no son tontos, son peligrosos, que no sabe nadie lo que es peor…), han presentado en los tribunales del pequeño país en el corazón de Centroeuropa un recurso contra el Tratado de Lisboa, el vehículo algo quejumbroso pactado para las siguientes fases de la unificación de Europa. Nosotros, como De la Rochelle, sabemos que hemos nacido españoles pero moriremos europeos, de tal forma que los obstáculos y zancadillas que le hacen a esta oleada iniciada en 1949 no tiene más futuro que retrasar un poco lo inevitable. Como dijo Javier Solana, “Europa necesita el tratado y el mundo necesita a Europa”. 

Peligrosos políticos al servicio de intereses tan siniestros como el nacionalismo deberían ser el objetivo número 1 de las reformas democráticas que debe afrontar la UE cuanto antes. El principal escollo para que la gente entienda que este proyecto es lo más importante que ha hecho la Humanidad desde el nacimiento de la democracia en Atenas es precisamente eso, la falta de democracia. Los asuntos se dirimen entre 30 o 40 personas en Bruselas, con un Parlamento Europeo que ni pincha ni corta, que no puede tener iniciativas legislativas y que sólo sirve de caja de resonancia para las diferencias nacionales. Si la gente pudiera elegir al presidente de Europa, entonces otro gallo cantaría. Sólo es cuestión de tiempo, y de buena voluntad. Y de visión a largo plazo. 

Si fuérais Polanski…

29 Sep

Imaginaros que sois un director de cine europeo en EEUU, con relativo éxito, que cimenta su carrera en Hollywood con películas raras pero de gran calidad y éxito de crítica y público. Vamos, que es usted el nuevo emigrante de lujo de California. A vuestra mujer la ha matado un grupo de tarados y encima habéis perdido al hijo que esperaba la pobre esposa. Todo el mundo se congracia con vosotros y os dedicáis ya a la vida alegre para curar las penas. Luego, una noche, después de conocer a una chica de 13 años que no es precisamente casta y pura, vais a casa de un amigo vuestro, actor de éxito, y juntos seducís a la chica, que apenas necesita un par de copazos para bajar la guardia. Es menor, pero parece ser que ha consentido. De hecho, lo dijo expresamente. Entonces el padre de la chica se entera y monta un escándalo, os detienen por violación, posesión de drogas y sodomía y un juez ultraconservador con ganas de juerga quiere meteros en la cárcel con los chicos de la galería C, adictos todos al jabón en la ducha. Ejem. ¿Qué haríais? Obvio: largaros. Y eso hizo el pobre Polanski, cuyo único delito fue tener gustos peligrosos en la cama. Ni la propia chica, hoy cuarentona, quiere que extraditen a EEUU a uno de los directores de cine de más talento que ha dado Europa.
Mucha gente ha salido en su defensa porque aplicar una ley 30 años más tarde no es justicia, es capricho. Así de clarito. Y que los ejecutores de la orden sean los suizos, molesta más. El mismo país que aceptó sin rechistar y cara de amigo del alma más de 500 millones de dólares en lingotes de oro de los nazis, que ayudó a escapar a cientos de oficiales nazis y que incluso aceptó en depósito bolsas con dientes de oro arrancados de la boca a los judíos de los campos de concentración. Manda narices que sea precisamente ese país de cadáveres en los armarios y que guarda en secreto los millones de dictadores, estafadores, mafiosos y corruptos, el que haya detenido a Polanski. Una pena, una tristeza. El talento puede terminar entre rejas por culpa de un juez miserable y un país igual de miserable que en 500 años de historia sólo ha inventado dos cosas: el reloj de cuco y el queso fundido. En serio, Alemania y Francia deberían repartirse los cantones suizos, total…

¿Dónde estás, Pericles?

28 Sep


Íbamos a hablar de las elecciones alemanas, de cómo la democracia ha entrado en una fase de mediocridad supina que sólo sabe gestionar y poco más, de cómo el sistema ya no es capaz de parir nuevos Pericles sino pragmáticas hijas de pastores luteranos para gobernar (Merkel), flanqueadas de divos neoliberales sin todavía demostrada capacidad de reflexión (Guido Wertervelle) que se atreven a seguir las recetas que llevaron al crack financiero como única forma de salir de la crisis. La democracia, una vez asentada y sólo molestada por los zánganos marginales habituales (neonazis flipados, anarquistas pasados de rosca, freaks de las utopías en general…), debería empezar a buscar la excelencia en todo lo que hace, arriesgarse a poner en el poder a un Pericles o un Solón en lugar del típico hijo de vecino de siempre. Sí, ya sabemos que una de las grandezas del sistema es que precisamente cualquiera puede ser elegido, pero es que ya hemos acabado con el cupo de mequetrefes mentales y enanos espirituales: para la gestión ya está el cuerpo de funcionarios y mandos intermedios que conforman la nueva corte de eunucos, así que no estaría mal jugársela y poner a un rey-filósofo al mando, aunque sea por la curiosidad de ver qué pasa. La partitocracia, la entrada del capital en la gestión del Estado y la apertura de puertas sin goznes y sin que nadie mire lo que entra es lo que nos ha traído a Berlusconi, Zapatero, Sarkozy, Gordon Brown, Bush, los gemelos Kaczinsky y todos esos “hombres y mujeres corrientes, del pueblo” que no paran de bajar el listón cualitativo hasta lo más bajo con tal de ganar elecciones y chupar de las tetas de la Gran Madre Patria, con mayúsculas, para que se nos atragante. 

PD: A todo esto, íbamos a hablar de la democracia. Lo importante es el nuevo ciclo de jazz e la Universidad de Salamanca (Bojan Z, 2 de octubre; Celea/Couturier/Humair, 17 de octubre; Gilad Atzmon & The Orient House Ensemble, 5 de noviembre; Tsabropoulos/Lechner/Gandhi, el 21 de noviembre). De todos ya hablaremos en adelante.

Esos monos depilados…

27 Sep

Una vez le preguntaron a un conocido filósofo inglés (todavía vivo, y él negó la anécdota – no diremos su nombre) qué le parecía que con internet todo el mundo pudiera decir lo que pensaba libremente y desde el anonimato. Se encogió de hombros, miró a los lados para ver si había alguien “sensible” cerca y contestó: “Los monos depilados también tienen derecho a comer plátanos”. Falsa indignación aparte (todos lo hemos pensado alguna vez), no creemos que sea una buena idea dejar abierto el espacio para que todos puedan rajar de lo que quieran. Lo decimos a partir del hecho de la famosa foto de las hijas de Zapatero. A las pobres les ha llovido de todo, y sólo por ser estéticamente góticas. El resultado es que hasta el último mono depilado de esta gran nación de naciones (España, esa cuna de la tolerancia…) ha cargado con saña contra el presidente y las dos chicas, que parecen la versión morena y rubia de muchas de las adolescentes que pululan por las grandes ciudades de noche. Seguro que alguno de los monos depilados que directamente insultaron en las webs de ‘El Mundo’, ‘Abc’ o ‘El País’ a las chicas o al presidente son también padres frustrados de hijos que se pintan los ojos de negro y van con collares de perro al cuello.

La sed de sangre nos ha dejado impresionados, escandalizados y totalmente acertados respecto a nuestros juicios sobre lo que hay dentro de cada conciudadano. O sea, que seguimos siendo austro-húngaros. Directamente ya aprovechan cualquier resquicio para soltar la bilis acumulada de vidas frustrantes. Quizás la red sea una válvula de escape a tanta negatividad en las vidas de los monos depilados, pero juzgar a la ligera a alguien simplemente porque es el que manda dice mucho de la naturaleza mezquina ibérica, y todo malo. La cuestión parece ser apuñalar al poder, ser un auténtico ácrata español a toda costa. Y siempre la misma cantinela: ¿por qué las oculta? Quizás por la misma razón por la que cierto político opositor esconde lo más escabroso de su pasado en Santiago de Compostela en un armario grande y profundo, con doble fondo y cientos de testigos silenciados… Zero nunca amenaza con el outing si no tiene pruebas, you know what I mean.

PD: Nosotros también somos monos depilados, sólo que no comemos plátanos, sino carne de res a la piedra con salsa de pimienta. Algo hemos evolucionado…

Valdemar resucita a H.P. Lovecraft

25 Sep

Si hay un escritor alucinado en la Historia de la Literatura, si hay alguno que realmente ensanchó los límites de la ficción hasta el lirismo onírico exacerbado, ese es H.P. Lovecraft (1890-1937). En todo ese tiempo apenas salió de su localidad natal de Providence: sólo en Nueva York. La excusa que tenemos es que la editorial Valdemar ya tiene en su catálogo su obra completa. (‘Narraciones Completas. Volumen II’. Valdemar. 942 páginas. 35 euros). Su imaginación desbordante le atenazó desde muy pequeño, y le llevaron a crear, con los años, una obra escrita que deja a la altura de la gárgara al resto de supuestos maestros del terror. En cierta medida, es la versión más exagerada del grandísimo Edgar Allan Poe, pero por otros medios. Donde Poe puso el romanticismo y la novela gótica, Lovecraft pone el nuevo terror moderno más materialista y menos espectral: alienígenas, mitología arcana, universos paralelos, viajes en el tiempo. Básicamente, horrores arcanos y primigenios desde el nacimiento mismo de un universo en el que la humanidad desempeña un papel insignificante.

Toda su obra se basó en la localidad inventada por él mismo en su añorada y querida Nueva Inglaterra: Arkham, curiosamente el mismo nombre del asilo en el que los creadores de Batman encarcelaban a todos los enemigos del personaje. Su influencia sobre el resto de escritores es tal que durante años muchos otros alimentaron el cuerpo central de su obra, los Mitos de Cthulhu (en la imagen), una mitología propia que sus discípulos y lectores engordaron con nuevos relatos. Desde el cómic a Stephen King, todos le reverencian sin dudarlo. En su obra hay una mezcla total de géneros, desde la ciencia-ficción al terror clásico, sin apenas paredes que se interpongan. Su entrada de lleno en el siglo XX lo hizo por la puerta grande con nuevos mitos y la inclusión, muy destacable, del elemento alienígena en la literatura, hasta entonces inédito. Es más, fue él uno de los primeros en alimentar el mito de que una raza alienígena creó a los seres humanos con su tecnología (‘Las colinas de la locura’), idea descabellada en el 1900 pero que hoy está hasta en la sopa. Resumiendo: el señor Lovecraft metió el terror literario en el siglo XX. Del otro se encargaron dos guerras mundiales y varias pandemias.

Sólo hay un punto oscuro en su obra y su vida: su nunca negado racismo. Realmente era un anglófilo extremo que en sus 47 años de tormentosa vida dejó rastros escritos de toda su parafernalia de tópicos y clichés contra africanos, orientales, europeos románicos y eslavos, o incluso los judíos, aunque aquí más levemente. Todo servido para que infames como Michael Houllebecq se hayan explayado en sus miserias personales (pero de éste ya hablaremos otro día). También hay que asociarle una marcada misoginia escondida detrás de la formulación de sus personajes femeninos: ariscos, traicioneros, sin sensibilidad sentimental y donde el amor sólo es platónico. Casi parezca que Lovecraft fuera la versión oscura de Lewis Carroll. No como el adoradísimo Poe, todo amor, pasión y alcoholismo. Será cuestión de gustos. De todas formas, el talento de Lovecraft es innegable y recomendamos vivamente que ensanchen las arcas de Valdemar: edición en tapa dura y de calidad. Merece la pena.

Ley del Cine: Más tontos todavía

24 Sep

Si algo diferencia la realidad humana de los tópicos es que tanto la inteligencia como la estupidez son universales: los hombres pueden ser más inteligentes que las mujeres en la misma medida que también pueden ser más idiotas. Ambas condiciones, listo y tonto (resumiendo), no entienden de sexos, tendencias o géneros: por eso la discriminación positiva en favor de un género a la hora de crear arte o conocimiento son medidas propias de mentes estúpidas. Como la de nuestra querida ministra de Cultura, que ahora aplicará la discriminación en favor de las mujeres cuando compita con un hombre. O sea, que si has tenido la mala suerte de tener pene y no ovarios y compites con una mujer ya te puedes dar por jodido, porque aunque seas el nuevo Orson Welles mezclado con Francis Ford Coppola no vas a sacar tajada para financiarte.


Reproducimos el comunicado de la agencia EFE, tal cual: “La orden ministerial que desarrollará la Ley de Cine introducirá “un elemento claro de discriminación positiva en favor de la producción cinematográfica dirigida por mujeres”, según ha anunciado el director general del Cine, Ignasi Guardans. Guardans ha explicado en la comisión de Cultura del Congreso de los Diputados que este criterio se aplicará en los casos en los que la Ley de Cine establece que la ayuda a las películas debe ser evaluada por una comisión, en lugar de otorgarse automáticamente. En estos casos, cuando haya “igualdad de condiciones (calidad, presupuesto y todos los parámetros que fija la orden ministerial)”, las películas donde sea una mujer “la directora o autora del guión” tendrán “un plus” en la concesión hasta un máximo del 50% de los proyectos aprobados”.

Moraleja: El talento no necesita primas ni favores, sale a flote si hay voluntad de los que lo poseen. Se discrimina a las mujeres, cierto, incluso en el cine, pero al aplicar estas medidas se puede primar la mediocridad que mata al cine español en lugar de relanzarlo, simplemente porque alguien tiene ovarios y no testículos. Es antiliberal y totalmente injusto. No creemos que sea el camino, y muchos de los gurús de la izquierda en el gremio del cine ya han empezado a quejarse de lo mismo. Es decir, que no es cuestión de ser infantilmente rojo o azul, sino simplemente inteligente y justo. ¿Tan complicado resulta?

La lección del ‘Svenska Morgon-Posten’

23 Sep

En la página 397 del tercer libro de la saga Millenium, ‘La reina en el palacio de las corrientes de aire’, de Stieg Larsson (Editorial Destino, 2009), el personaje de Erika Berger, redactora jefe del SMP, lanza un misil de crucero a más de una cabeza. Lo han leído millones de personas en todo el mundo, y es aplicable a casi todo. Ni una sola palabra es nuestra, nos vamos a limitar a transcribir el texto literalmente, para que todo el mundo vea que no hay trampa ni cartón:

“La realidad es ésta: o se cierra inmediatamente el SMP o la junta se decanta por una solución ofensiva. Cada vez tenemos menos empleados, y los que se quedan se ven obligados a producir cada vez más textos. Los artículos son pésimos, superficiales y sin ninguna credibilidad. Por lo tanto, la gente deja de leer el SMP”.

A un ciudadano normal todo esto le sonará a chino. A otros no, les suena a los rugidos del dragón de la realidad, que no para de carbonizar y comerse a dentelladas muchas ilusiones y carreras. Ah, quién fuera cazador de dragones…