Erwin Olaf ¿en el DA2?

8 Jul

El rey europeo de la fotografía escenificada, Erwin Olaf (y asiduo a Arco, como en este mismo año, donde compartió stand con Enrique Marty, para los amantes del anecdotario), entrará por la puerta grande en el último trimestre de 2009, una versión mucho más transgresora de Gregory Crewdson, que tanto éxito tuvo en Salamanca. Será en el DA2, ese rinconcito gestionado con demasiada ambivalencia y mucho más servilismo del necesario por Javier Panera (¿se acuerdan del Superhéroe salmantino?). Preparada para el próximo mes de octubre, aunque todavía con las fechas por determinar, la retrospectiva exhibirá algunas de las obras más polémicas de un fotógrafo acostumbrado a arrasar allí por donde pasa, dos veces ganador del Festival de Cannes en su vertiente publicitaria. Sus imágenes son casi cine, suspiros de cine atrapados en un leve instante, y que no se para en barras a la hora de manipular y manosear mitos como el de Diana de Gales, como en la imagen de esta misma página. Su obra también sirve de denuncia de muchas actitudes de dominación, especialmente sobre la mujer, que quedan reflejadas en muchas de sus series. Algunas de sus más famosas series son ‘Grief’, ‘Rain’, ‘Royal Blood’, ‘Mature’ (sexo y madurez), ‘Fashion victims’ (crítica descarnada sobre el consumismo asociado al sexo y la moda). 

Repleto de humor y ganas de romper fronteras igual que su compatriota Marc Bijl (ambos ciudadanos de la liberal y provocadora Holanda), también ha combinado su faceta artística con trabajos muy elaborados para el capitalismo recalcitrante de Levi’s, Nokia o Microsoft, por poner pequeños ejemplos. Todas sus obras están marcadas por el exagerado barroquismo de lo que en el arte contemporáneo, y mucho más en fotografía, llaman algunos ‘cool bloody images’, algo así como una vuelta de tuerca llena de glamour asesino para convertir las fotografías en puñaladas traperas contra la sociedad. Humor, sexo, sensualidad, engaños y muchas ganas de reír. Olaf no se corta, como Marc Bijl, y eso le honra, le enaltece frente a un arte contemporáneo que tiene mucho de artificio. Él no admite nada que no pase por sus manos, con lo que su estudio-iglesia en Amsterdam se convierte enseguida en un pequeño ente manipulador. En los últimos años ha vuelto a cierto formalismo, pero lo que verá el público en el DA2 es una estocada de florete al diafragma. Otro subversivo más, estupendo, deliciosamente irónico en su forma, por ejemplo, de retratar a la vengativa Lady Di con el símbolo del Mercedes en el que se mató clavado en el hombro. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: