Archivo | abril, 2009

Cortázar tenía razón

22 Abr

Para poder entender este relato hay que haber leído a Julio Cortázar, o cuando menos, determinado libro de relatos. De todas formas, tampoco pretendemos que lo entiendan, simplemente que abran la cabeza como una caja china y dejen que entre algo de aire, a ver si así vuela un rato. LC es así.

“Hugo amaga profundamente el verbo retorcido y surrealista de los oxbridge que veía por la televisión una y otra vez. Y odiaba a Cortázar con la misma densidad, por no poder entenderle. ¿Por qué sí podía entender los diálogos de Palin y Cleese y no los renglones torcidos de un hombre que había descubierto la puerta de la gatera de lo que hay al otro lado de la literatura? Hugo le dio una oportunidad más a la maldita raya-voluta hecha líneas infinitas de lenguaje. Decidió que quizás el problema era que necesitaba música. Eligió al azar y la extraña ‘The battle of evermore’ llegó hasta sus oídos. “Dios bendiga a Led y sus colegas” se dijo mientras leía y dormía a un tiempo. El sueño de tinta se apoderó de él con fuerza y al despertar descubrió, asustado y feliz a la vez, que efectivamente el maldito dinosaurio que antes no podía ver y entender seguía allí…”

PD: Quien sea capaz de entenderlo, que envíe su explicación a maildelcorso@yahoo.es. La mejor la publicaremos en este blog.

Anuncios

Me parto de risa contigo.. O no

20 Abr

Hay un blog llamado Rock & Blog que es de las pocas cosas que hacen reír a más de uno por aquí. Como broma está bien, pero conociendo al autor (y lo conocemos de verdad) sabemos que tiene más de acidez de estómago y ganas de tocar las narices que de verdadera tribuna de opinión sobre música. Como la abeja Maya, el chaval salta de un lado para el otro entre las filias, fobias y demás neurosis agudas surgidas de una infancia con falta de cariño, un ego hinchado con chicle y más de una visita al otro lado de la consciencia (borracheras mediante, que lo hemos visto…). Erasmo, el filósofo y teólogo (no el tipo que le puso nombre a esa red de juergas continentales destinada a lograr la super raza europea a base de sexo ocasional lejos de papi y mami), solía decir que a los locos se les permite todo. Se quedó corto: el bufón es en verdad el que puede saltar por encima de la línea, subirse a las barbas del rey y decirle a la cara eso de “Te conozco, y eres un mendigo de nuestra obediencia y amor”. Detrás del blog está Alsedo, un tipo que con cada entrada logra una media de 50 comentarios (también es que escribe en ‘El Mundo’, oiga). Eso no es lo peor, es que TODOS son para insultarle o meterse con él. 

El chico tiene su gracia, y LC siempre dice eso de “ladran luego cabalgamos”, así que igual es cuestión de darle algo de patente de corso para ver hasta dónde es capaz de llegar, dejarnos de ñoñerías y admitir que la vida es dura y que el insulto, la crítica y los golpes de sable forman parte del juego. Y el que no quiera verlo, que se meta a monje. De todas formas, tampoco es para que se lo tomen en serio, porque la comedia y la risa a costa de otros queda lastrada por la falta de argumento. Así que menos gracias y más músculo nervioso. Meterse con Alaska, por ejemplo, porque es bajita, frívola, mediocre, vive del cuento de la Movida y está más aburguesada que la reina de Inglaterra tiene la gracia justa. Amamos la risa, pero también el discurso bien hecho. En lugar de decir que Alaska es una petarda se podría decir que no ha aportado nada nuevo a la música desde el 83, y ya es decir mucho. Con eso se dice todo. O que trabajaba en la COPE como comentarista del corazón. ESO sí que dice mucho de ella…

El hombre sabio se calla

19 Abr

Un brote de orgullo puede ser útil, pero dos brotes seguidos ya son soberbia, y ésta siempre precede a la caída. El humano sabio es prudente y moderado, desconfía de sí mismo, jamás celebra sus éxitos salvo en la intimidad y lo suele hacer con el desdén propio del que sabe que la felicidad dura tanto como un subidón hormonal. Leer Corso Expresso también es un chapuzón en los grandes temas de la virtud, porque la pedagogía es esencial: en lugar de daros la brasa a todos son post snobs sobre música, cine y literatura, también nos gusta de vez en cuando releer los libros que son nuestro espejo moral, aunque no siempre los sigamos como debiéramos. Permítannos tener estos pequeños oasis de moralina: a cambio nos esforzaremos el doble en el siguiente post. Homer Simpson dice en un capítulo de la octava temporada: “¿Cómo se llama esa religión llena de reglas bienintencionadas que luego siempre salen mal…? ¡Ah sí, cristianismo!”. Por todo eso, presten mucha atención a esta conversación mantenida a tres bandas en cierto lugar de cuyo nombre no queremos acordarnos. 

 ¿Cómo se escribe vasta de amplitud, con V? – dijo A.

Coño tía, pues con V. – responde B. En ese momento C anda por ahí, lo escucha y con su arrogancia particular entra al trapo.

Joder, a algunos deberían enseñarles gramática, y luego dicen que escriben bien. – B lo escucha, y serenamente, se gira.

No saber una cosa de cien no es ser un necio, es un error. Y que sepas que fui finalista del premio Adonais.

¿Y qué haces aquí entonces? – preguntó C colorado.

¿Yo?, pagar por los pecados de mi vida anterior. ¿Cuál es tu excusa para no saber hacer oraciones subordinadas, o puntuación?

Creemos sinceramente que sobran los comentarios. Y no, los protagonistas no tienen nada que ver con Corso Expresso, si es en eso en lo que están pensando. El silencio es sabio, la verborrea nos lleva al abismo (tremendo momento Siddartha, ¿cierto?). 

Salamanca y ‘La Flauta Mágica’

18 Abr

Ópera masónica, ópera popular, casi ópera póstuma y una pieza maestra. Todo eso es ‘La flauta mágica’, estrenada en 1791 por un ya enfermo Mozart. De hecho, fue la última pieza lírica que vio en vida el autor y que probablemente dirigió. Se representó por primera vez en el Theater an der Wien vienes en 1791. Versionada y readaptada miles de veces desde entonces, esta clásica de todo repertorio de teatro operístico que se precie se estrena el martes en el CAEM salmantino (20.00 horas). No fue una de las mejores del niño prodigio, pero sí una de las más socorridas porque está bien hecha, lleva el sello Amadeus y además es una de esas variantes de las viejas canciones líricas germánicas (los singspiel, traducción aproximada: canciones recitadas) que normalmente desembocaban en conciertos para el populacho, una sucesión de textos cantados que cuando cayeron en manos de Mozart se convirtieron en una ópera clásica. 

Resumiendo: donde otros sólo veían espectáculos para los bajos fondos o las fiestas campesinas este chico tan listillo se marcó “la madre de todas las operetas”, hasta el punto de convertirla en una ópera. Si no entienden el salto es sencillo: es la diferencia que hay entre una canción de los Beach Boys y ‘The End’ de los Doors (juas juas). Por cierto: a la vez que componía ‘La flauta mágica’ el bueno de Wolfgang también escribía ‘La clemencia de Tito’ y su última obra, el ‘Réquiem’ en los ratos libres. Todo esto nos recuerda una y otra vez a uno de los Imprescindibles de Corso Expresso, esa genialidad de Milos Forman que es ‘Amadeus’. Todo ser humano civilizado debería verla al menos dos veces en su vida, una para fascinarse y otra para llorar la muerte del Gran Profeta de la musica. 

Y el periodismo se hizo pixel…

17 Abr

Una jeremiada de cierto personaje supuestamente con idea de futuro nos empuja a jugar a ser el Oráculo de Delfos. Ha sido tal la desilusión ante la demostración de falta de miras y entendederas que nos obligan a reaccionar. La realidad se impone. Ejemplo: el papel, como soporte del periodismo, ha muerto. Hace poco ‘El Mundo’ y ‘El País’ publicitaron un hecho que no tiene vuelta de hoja: cada día, cerca de 1,5 millones de personas entran en sus web (elmundo.es y elpais.com) para leer noticias y enterarse de algo. Las ventas en papel son, aproximadamente, de 440.000 y 515.000 respectivamente, diez mil arriba, diez mil abajo. El grado de impacto de cada uno, según el EGM, es inferior al de entradas en sus web (y todavía no se ha demostrado, es una simple proyección).

Otro punto: la publicidad se ha hundido en todos los soportes, en todos salvo en uno. Y sí, es el que están pensando. Internet se lo está comiendo todo, recursos financieros incluídos. Lo que no está en la red directamente ya no existe. El papel es pasto y pienso de gusanos y termitas. Por eso hay una vieja sentencia que cada día se hace más evidente: sólo el periodismo digital, escrito o audiovisual, sobrevivirá a la próxima década. Sin embargo en algunos sitios siguen pensando (necios, acabaréis por perder el trabajo…) que el papel es esencial y da más dinero. Todos los periódicos provinciales de Castilla y León son deficitarios, todos salvo ‘El Norte de Castilla’. En lugar de reducir costes pasándose al formato digital persisten en el error. Igual en cinco años de 12 periódicos terminan siendo dos o tres por su falta de astucia. Se lo tendrán bien merecido. También a Copérnico le condenaron porque decía que la Tierra no era el centro del Universo… ¡y encima era redonda! (Ay, Dios…)

Cien años de la Bauhaus – Nada en Salamanca

16 Abr

Este pasado fin de semana la Bauhaus, la gran sede cultural que fusionó arquitectura, diseño y construcción en un todo funcional que sentó las bases para las artes plásticas del siglo XX. Al menos medio centro de Berlín está construido a partir de sus preceptos, lo que le ha valido a esta tremenda ciudad del siglo XXI su condición de patrimonio mundial por parte de la Unesco. Vamos a decirlo literalmente: Gropius, Klee y Kandinsky (el primero fundador, los otros dos, socios) diseñaron el siglo XX, sus formas rectas, transparentes, metálicas, cristalinas, pesadas por el hormigón, funcionales, donde el arte ya no tenía delirios sino que se ponía al servicio de la limpieza de formas y la funcionalidad del usuario. Con ellos hacer un edificio no era construir una tumba de piedra llena de esculturas, sino un hogar, una fábrica o un edificio administrativo. Además de poner la arquitectura y el trabajo decorativo al servicio de la gente, intentaban también cambiar y formar a la gente. También buscaron reformar las enseñanzas artísticas para alejarlas de la pura artesanía y también del academicismo castrante de las facultades de Bellas Artes. Querían cambiar el mundo con edificios, con sus ideas. Walter Gropius era socialista, y en 1919 creó en Weimar esta forma “activa” de transformación social. La primera fase (1919-1923) fue idealista y romántica, la segunda (1923-1925) mucho más racionalista y en la tercera (1925-1929) alcanzó su mayor reconocimiento, coincidiendo con su traslado de Weimar a Dessau. En 1930, bajo la dirección de Mies van der Rohe, se trasladó a Berlín donde cambió por completo la orientación de su programa de enseñanza. Porque sí, también enseñaban, y con su magisterio cambiaron todo a partir de 1950, una vez el mundo empezó a recuperarse de la tormenta de sangre que en 1933 mandó al exilio a toda la Escuela de la Bauhaus. 

I+D = No hay dinero, majete

15 Abr

Decía un hombre sabio que la vida sigue adelante y que los triunfos llegan “a pesar de nosotros mismos”, lo cual no deja de ser una recriminación, por cierto. Y más en una sociedad donde el ingenio queda relegado sólo para los monólogos (como los del Café Garibaldi en Madrid, un rincón único) y las puyas de los cofrades amistosos, esos que no paran de acordarse de la madre ajena entre carcajadas (oh, malas personas). Hacemos referencia a mucha gente nacida al calor de las escuelas técnicas y del I+D que son sistemáticamente ignoradas, como el del dibujo que acompaña el texto (que por cierto, ¿no les recuerda a alguien…?). El propio ministro de Trabajo (con apellido de un insigne humorista charnego barcelonés) ha dicho que en España faltan “técnicos, mecánicos y tecnólogos”, que es como decir eso de “Que inventen ellos”. Pensamos en los pilotos de medios de transporte avanzado, en los ingenieros, en los técnicos especializados que mejoran por ensayo y error las ideas de otros, de toda esa gente que ha puesto su inteligencia al servicio de los instrumentos que separan la barbarie de la civilización, en los que estudian Formación Profesional y son tan válidos y necesarios como un niñato que entra en la Facultad de Filología y se deja barba y fuma en pipa para parecerse a Cortázar. ¿Saben por qué Alemania creció entre 1949 y 1959 al triple de velocidad que el resto del planeta, el famoso “milagro alemán”? Sencillo: los americanos reabrieron las fábricas y rescataron a todos los técnicos y profesionales que encontraron entre los prisioneros de guerra. En Alemania hay, proporcionalmente, tantos ingenieros como en España, pero tienen más del doble de especialistas en los laboratorios de tecnología. Ahí está la clave. Mal que nos pese, “más ingenio y menos arte”. Todo en su justa medida. Y mañana, la Bauhaus y la arquitectura en Salamanca, prometido.